Un buen control del asma permite mejorar la calidad de vida de los pacientes. Sin embargo, en algunos casos, a pesar de realizar un tratamiento óptimo no consiguen un buen control de la enfermedad respiratoria. Según un reciente estudio realizado en Estado Unidos, existe una asociación entre el asma mal controlada y el riesgo alto de apnea obstructiva del sueño (AOS).

En las guías actuales del asma se recomienda un buen control de la enfermedad, ya que permite mejorar la calidad de vida de los pacientes. Sin embargo, en algunos casos, a pesar de realizar un tratamiento óptimo para el asma, los pacientes no consiguen un buen control de la enfermedad respiratoria.

El control del asma se basa en componentes subjetivos y objetivos que se puede a través de los cuestionarios utilizados por los especialistas para conocer la situación en que se encuentran los pacientes. Estos cuestionarios forman parte del Asthma Control Questionnarie (ACQ), y uno de ellos es el Sleep Apnea Scale del Sleep Disorders Questionnarie (SA-SDQ), que se utiliza para identificar a los pacientes con riesgo de padecer el síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS).

Un estudio realizado en Estado Unidos ha valorado la relación entre el riesgo de SAOS y el control del asma a través del uso de estos cuestionarios. Los especialistas en alergia y neumología de la Universidad de Wisconsin-Madison introdujeron 472 pacientes con diagnóstico de asma bronquial durante el 2007 y el 2009. De estos, 411 personas (91%) presentaban rinitis y seguían tratamiento con corticoides nebulizados nasales y/o antihistamínicos orales. Se excluyeron aquellos casos que ya llevaban tratamiento para el SAOS, se presentaron en el servicio de urgencias, embarazadas o presentaban otra enfermedad pulmonar concomitante. Se realizó un análisis de las características del sujeto (peso, edad, peso corporal; obesidad con un IMC ?30), clínica (sobre todo nocturna), otros factores conocidos que influyen en el control del asma (pólipos nasales, reflujo gastroesofágico y psicopatología), así como la puntuación de los cuestionarios (mal control cuando ACQ ? 1,5 y riesgo de SAOS en el SA-SDQ con ?36 en hombres y ? 32 en mujeres).

El resultado de dicho estudio fue una puntuación media en el SA-SDQ de 27 ± 7, y en 109 pacientes (23%) obtuvieron valores que mostraban un riesgo alto de SAOS. La obesidad, raza negra, pólipos nasales, RGE y psicopatía confirmaron una mayor asociación con el asma mal controlado. Ajustando estos factores, se observó que el asma mal controlada se presentaba en una probabilidad de 2,87 veces mayor con un riesgo alto de SAOS.

En conclusión, existe una asociación del asma mal controlada con un riesgo alto de SAOS, independientemente de la obesidad y otros factores conocidos en el control del asma. Esta asociación se detectó en las diferentes versiones breves del cuestionario, que han demostrado ser igual de efectivos.

Bibliografía:
Asociación del riesgo de apnea obstructiva del sueño con el control del asma en adultos. Mihaela Teodorescu, David A Polomis, Stehpanie V.Hall, et al. Chest. 2010 Sep; 138 (3):543-50Imagen por @RelaxingMusic: Sleeping